Aumento de senos con grasa propia, ¿por qué digo NO a inyectar grasa en el pecho?

Aumento de senos con grasa propia, ¿por qué digo NO a inyectar grasa en el pecho?

La cirugía de aumento de senos clásica es una intervención técnicamente simple, directa y eficaz en la cual se coloca un implante mamario debidamente seleccionado por detrás del tejido del pecho para aumentar su volumen y darle una determinada forma. El aumento de pecho con prótesis nos da resultados muy naturales y atractivos. La prótesis mamaria no altera en absoluto ninguna prueba diagnóstica posterior (mamografía, ecografía, resonancia magnética), ni dificulta la detección del cáncer de mama. La gran mayoría de las mujeres portadoras de implantes están extremadamente satisfechas con sus resultados. Es un gran procedimiento que hemos conseguido optimizar al extremo y dominar con soltura.

Sin embargo, lo más importante de todo es que el aumento de pecho con prótesis es un acto REVERSIBLE. Si una mujer desea no seguir llevando sus prótesis, pueden ser retiradas de forma sencilla mediante una cirugía corta y sin ingreso y sus mamas no se verán significativamente alteradas respecto a su arquitectura previa a ser operadas.

Existen muy pocas consecuencias irreversibles a largo plazo en un aumento de mamas con prótesis. Quizá la piel pueda quedar algo estirada y la glándula mamaria haya podido perder algo de espesor, pero una vez retiradas las prótesis, el pecho se encuentra casi tal y como hubiese evolucionado por sí solo, si no hubiese tenido los implantes colocados.

Mamografía en paciente portadora de prótesis mamarias

En muchos lugares encontrareis anunciado el aumento de senos aprovechando la grasa que se extrae de otra zona del cuerpo. A priori parece una opción maravillosa! Sin embargo, cuando me preguntais por ella en consulta, mi respuesta negativa os sorprende hasta que os explico el motivo. Hoy quiero compartirlo con todas vosotras porque me parece importantísimo aclarar ciertas ideas erróneas para que nadie os de gato por liebre y después vengan los lamentos.

La razón de mi posición personal y profesional de NO RECOMENDAR el aumento de pecho con grasa corporal es la siguiente: cuando las células grasas se extraen mediante liposucción de otra zona del cuerpo (habitualmente abdomen, caderas o muslos), estas células pierden por completo su irrigación sanguínea natural que les da vida. Estas células libres de irrigación son entonces lavadas e inyectadas en otra zona del cuerpo como el pecho, los glúteos, los labios, la cara o el dorso de las manos para aportar volumen a estas áreas, esperando a que sobrevivan en su mayor porcentaje posible.

Nuestra web cuenta con una sección completa que explica con detalle el proceso de injerto de grasa también conocido como lipofilling o lipoescultura. Podeis visitarla para ampliar información más específica sobre cómo se realiza.

Cuando las células grasas se inyectan en su nueva ubicación (que llamamos zona receptora), algunas de ellas son capaces de encontrar irrigación sanguínea y sobrevivir, mientras que otras tantas no serán capaces de hacerlo y no conseguirán seguir con vida. Según la técnica empleada en el cuidado de la grasa, el porcentaje de células que sobrevive es diferente. Sin embargo, el porcentaje de células que no viven (la proporción de injerto que no “prende”) sigue siendo demasiado elevado. Y concretamente en el pecho, sus consecuencias son, en mi opinión, hoy por hoy excesivamente arriesgadas y por tanto inaceptables.

Técnica de inyección grasa en la mama

Este proceso de superviviencia o no de las células de un injerto graso no es por sí mismo peligroso. Sin embargo, estas células que mueren son capaces de transformarse en CALCIFICACIONES Y/O QUISTES OLEOSOS. Concretamente en el contexto de la glándula mamaria, las células grasas de un injerto que no sobreviven, son capaces potencialmente de interferir en la lectura e interpretación de las mamografías e inducir a confusión en un posible proceso de detección de un tumor mamario, haciéndolo mucho más difícil, dudoso y por ello, tremendamente peligroso.

Las consecuencias de que las células grasas inyectadas que no sobreviven formen microcalcificaciones o quistes oleosos son PERMANENTES. Qué mujer en el mundo correría el riesgo de dificultar de por vida la detección de un eventual cáncer de mama a cambio de un incremento del volumen de su pecho de un 30%? Si se realizan múltiples sesiones de inyección de grasa (que habitualmente suele ser lo recomendado para un resultado mínimamente vistoso), los cambios radiológicos en el pecho se multiplican y pueden llegar a ser mucho más extensos.

Desafortunadamente, me he encontrado en reuniones de comités de patología mamaria en las cuales se presentaban mamografías repletas de calcificaciones y quistes oleosos que daban imágenes similares a una tormenta de nieve, plagadas de estas alteraciones. Es obvio que la detección precoz del cáncer de mama es más difícil en estas pacientes y que se hallan en un riesgo mayor de toma de biopsias innecesarias (para descartar malignidad en zonas sospechosas) así como mayor riesgo de no-detección de cáncer de

Microcalcificaciones en mamografía post-lipofilling

mama debido a que las imágenes observadas en la mamografía se pudieron asumir como cambios esperables y debidos al injerto de grasa previo. UUHHGGG!

Aunque algunos radiólogos afirman ser capaces de diferenciar eficazmente las microcalcificaciones malignas de las que resultan de los injertos grasos, quién querría ponerse en semejante situación de riesgo innecesaria?

En mi día a día efectúo un gran volumen de intervenciones de cirugía de pecho tanto estéticas como reconstructivas tras cáncer de mama. Obviamente, siento muy intensa y cercanamente esta situación. JAMÁS pondría a una mujer en riesgo de dificultar una detección de cáncer de mama, de presentar alteraciones provocadas por mí en su mamografía, de someterse a biopsias para descartar malignidad, sentir el terror mientras espera los resultados de una punción ni JAMÁS sería capaz de transmitirle una falsa sensación de seguridad aseverando que las alteraciones que presenta su mamografía son “normales” y derivadas de la inyección de grasa para que se despreocupe. La incidencia actual de cáncer de mama en España es de UNA DE CADA OCHO MUJERES. No me merece la pena asumir un incremento en el riesgo, sinceramente.

Por desgracia, algunos colegas quizá no tan cercanos ni tan sensibilizados con la patología oncológica de la mama NO están tomando en consideración los efectos a largo plazo de lo que están haciendo a las mamas y prefieren vender el lipofilling en la mama como un “aumento de senos natural” con el beneficio añadido de esculpir la figura en la zona de donde se toma la grasa.

Quistes oleosos en mamografía post-lipofilling

Me pregunto cómo serán las mamografías del futuro. Particularmente en mujeres jóvenes que se someten a este procedimiento y no se darán cuenta de las consecuencias hasta dentro de 5, 10 o 20 años en que comiencen con sus controles anuales de detección precoz del cáncer de mama.

Un implante mamario es claramente visible y delimitable en mamografía no produce ninguna de las alteraciones que hemos visto que el lipofilling sí provoca. La colocación de una prótesis para aumentar el volumen del pecho es SEGURO, simple y REVERSIBLE. La mamografía nos mostrará claramente la diferencia entre lo que es tejido mamario y lo que es implante. Además, su presencia permite una mayor facilidad de autoexploración del pecho por la mujer y el hallazgo precoz de posibles nódulos palpables. La colocación de la prótesis mamaria por detrás del músculo pectoral NO afecta tampoco a la imagen de mamografía.

El aumento de senos empleando prótesis mamarias NO produce alteraciones en las mamografías como microcalcificaciones, quistes oleosos u otros artefactos en la imagen que sí pueden ser provocados con la lipoinyección en las mamas. Por todo ello, existen múltiples motivos por los cuales DESACONSEJO ENCARECIDAMENTE EL AUMENTO DE PECHO CON GRASA.

 

La SEGURIDAD es mi prioridad número uno para todas mis pacientes y es la principal razón por la cual estoy o no de acuerdo según qué intervención o procedimiento y, como hemos visto, no compensa la teórica naturalidad del injerto graso con las potenciales consecuencias que puede conllevar.

 

Para más información relacionada con el aumento de senos con grasa corporal no dudes en ponerte en contacto con nosotras. Te informaremos siempre con la mejor solución para tu cirugía de aumento de senos, con la tranquilidad de estar en manos expertas.

 

 
 
 

©2015 Dra Olaya Sanchez Crespo

Diseñado y Desarrollado por Corem Web