Aumento de pecho

Aumento de pecho

La intervención de aumento de pecho se denomina MAMOPLASTIA DE AUMENTO. Con ella no sólo conseguimos incrementar el volumen de la mama, sino que la remodelamos modificando sus proporciones respecto al resto del cuerpo de la mujer, adaptando así el pecho a sus gustos y a su estilo de vida.

El pecho representa una parte muy especial en la mujer y la voluntad de modificarlo no siempre es bien comprendida por todos. La necesidad de verse mejor una misma es algo tremendamente subjetivo y respetable. Mi éxito es tu plena satisfacción.

Cada mujer es un mundo, posee un cuerpo concreto y aspira a un tipo de mama diferente. Muchas desean un resultado discreto y muy natural, mientras que otras tantas solicitan que se note bastante el cambio. Mi misión consiste en escuchar y comprender los deseos de mis pacientes para asesorarlas en cuanto a medidas, estilos y limitaciones, aportando mi experiencia profesional y, por qué no, mi opinión como mujer.

El aumento mamario te permitirá lucir el escote con el que sueñas

La comunicación en consulta es fundamental para comentar las alternativas de incisiones (en la areola, el surco bajo la mama o la axila), la posición del implante (bajo el músculo pectoral mayor o bajo éste) así como la elección del tipo de implante. Siempre empleo implantes de gel de silicona cohesivo de superficie rugosa cuya forma puede ser anatómica o bien redonda, en función de las características concretas de la mama, así como de los deseos de mis pacientes.

En consulta solicitamos siempre un estudio de control de la mama (eco o mamografía) para comprobar que todo está bien antes de la cirugía. También es en consulta donde acordamos todos los detalles y solucionamos todas las dudas que puedan surgir sobre la intervención, para que el día de acudir a quirófano esté todo completamente claro y así evitarnos preocupaciones innecesarias.

Los principales motivos por los que las pacientes me solicitan un aumento mamario son:

  • Para aumentar el volumen de su pecho, pequeño para su gusto personal.
  • Para compensar la pérdida de volumen que se produce tras embarazos y lactancias.
  • Para corregir una diferencia de tamaño y/o forma entre sus mamas (asimetría).
 

Información sobre aumento de pecho

La mamoplastia de aumento es una cirugía que practicamos con mucha frecuencia. Es sencilla y segura siempre que sea realizada por un cirujano plástico cualificado. De duración entre 1 y 2 horas, se efectúa siempre bajo anestesia general en quirófano de clínica acreditada. Suele ser preciso el ingreso, dándose el alta al día siguiente. Los tubos de drenaje que colocamos al finalizar la intervención se retirarán a los pocos días y la paciente sale con un vendaje suave, que al alta se sustituye por un sujetador especial de tipo deportivo.

Tras la intervención es frecuente que la paciente se sienta algo cansada unos días, pero podrá retomar su vida normal en 24-48 horas. Las molestias, generalmente sensación de presión y agujetas, se alivian adecuadamente con la medicación recomendada. Las primeras curas serán realizadas en consulta, donde comenzaremos a enseñarte a cuidar las cicatrices para que su evolución sea estupenda. En función del tipo de actividad que realicen, nuestras pacientes vuelven al trabajo a la semana de la intervención. Lo único que pedimos es que se abstengan de realizar ejercicio fisico y cargar peso importante durante el primer mes.

A mis pacientes sí les cuesta un poquito más dormir boca-arriba durante la primera semana tras la intervención, para que todo cicatrice en su sitio y no haya desplazamientos indeseados de los implantes. Los almohadones y los masajes en la espalda (sin colocarse boca bajo para ello) alivian bastante. Pasados unos días, permitimos que duerman en su postura habitual y las molestias cesan por completo.

Los resultados de una mamoplastia de aumento son visibles inmediatamente. Sin embargo, parte del efecto viene dado por la inflamación postoperatoria esperable. Será en un plazo de alrededor de un mes cuando verás lo que ha de ser el resultado definitivo, tiempo durante el cual habrás llevado el sujetador deportivo y posteriormente podrás cambiarlo por otros infinitamente más bonitos, incluso con aros si así lo deseas. Un simple mes de “esfuerzo” para una gran satisfacción de por vida.

Aclarando algunas ideas

Respuestas a preguntas frecuentes sobre este tratamiento

 

Resultados satisfactorios

La obtención de resultados satisfactorios en aumento mamario dependen de tres factores: la pericia del cirujano, el buen gusto de éste y la calidad de las prótesis. Considero que hoy por hoy, no tiene sentido alguno ser integrista respecto empleo de implantes anatómicos ni redondos. Cada uno de ellos tiene su indicación y con ambos conseguimos resultados magníficos. En mi opinión, el camino de la excelencia en Cirugía Estética en el siglo XXI pasa por dominar las características de ambos tipos de implantes para poder seleccionar el más adecuado para caso concreto, sin limitarse innecesariamente por falsas creencias del pasado.

Calidad de los implantes

La calidad de los implantes es un aspecto importantísimo y, para mí, incuestionable. Las garantías de rotura por parte de los fabricantes, la calidad de la envoltura y la cohesividad del gel, la seriedad y la trayectoria de las casas comerciales son elementos decisivos a la hora de seleccionar las prótesis a emplear. Escatimar en un dispositivo médico no me parece razonable en absoluto. La seguridad de mis pacientes es, para mí, fundamental.

Recambio de implantes

La actual tecnología de fabricación de los principales proveedores de implantes mamarios nos permite asegurar a nuestras pacientes que las prótesis de gel de silicona cohesivo de hoy en día son dispositivos médicos que sí pueden durar toda la vida. Pero, como cualquier dispositivo médico, necesitan tener un seguimiento.

Aunque los implantes mamarios pueden durar de por vida, las pacientes cuando se operan deben conocer que existe la posibilidad de nuevas cirugías. Aunque es muy poco frecuente, el implante puede romperse y ello es razón para sustituirlo por uno nuevo (ver apartado RECAMBIO DE IMPLANTES). El hecho de que el gel de silicona actual sea cohesivo permite que el contenido del implante no pueda migrar fuera del pecho, comportándose como una “gominola.”

Los implantes mamarios de cobertura rugosa no deben masajearse. Es pura lógica: hacerlo irritaría los tejidos circundantes retrasando la cicatrización. El masaje postquirúrgico era una práctica empleada hace unos años cuando se colocaban implantes lisos. Hoy en día, este hecho es excepcional.

Personalmente prefiero realizar la mamoplastia de aumento bajo anestesia general. Algunos cirujanos, generalmente atendiendo a razones más marketinianas que médicas, ofrecen realizar estas intervenciones bajo anestesia local y sedación. En mi opinión, la sedación puede hacer que la paciente se mueva inconscientemente, propiciando maniobras quirúrgicas imprecisas que dificultan la obtención de resultados óptimos. Los cirujanos debemos estar cómodos y tranquilos para operar correctamente.

Respecto al drenaje linfático postoperatorio, las opiniones son muy variadas. En mi experiencia, no existe diferencia en cuanto a rapidez de recuperación ni en mejoría de resultados con y sin aplicación de drenaje linfático. Tampoco existe evidencia científica que lo respalde. Si la paciente desea realizárselo (siempre por manos cualificadas) mal no le va a hacer, pero no lo considero un elemento fundamental del procedimiento que modifique la evolución. Tampoco existe evidencia científica que respalde la aplicación de ultrasonidos como “prevención” de la contractura capsular. Por tanto, tampoco los considero indispensables. Ambos tratamientos no son especialmente agradables y sí bastante costosos.

El aumento de mama no altera la capacidad de dar de mamar ni se “estropea” si posteriormente la mujer queda embarazada. Tengo varias pacientes que están más satisfechas con el resultado tras el embarazo, incluso.

Con canalillo se nace, no se hace. Es cierto que con implantes de anchura considerable podemos conseguir que el pecho se acerque bastante, pero corremos el riesgo de producir una sinmastia o fusión de ambas mamas. Esta deformidad es difícilmente corregible. Debemos por tanto asumir la distancia intermamaria que la Naturaleza da a cada mujer y respetarla para obtener resultados seguros y satisfactorios. Fíjate en otras mujeres y te darás cuenta que cada una tenemos una distancia intermamaria diferente.

La sensibilidad de los pezones no suele modificarse. En ocasiones, durante algún tiempo pueden sentirse algo disminuida inmediatamente tras la intervención. Por lo general, se recupera por completo a medida que la inflamación baja. Sólo un bajísimo porcentaje de pacientes refiere disminución de la sensibilidad.

Las pacientes han de conocer que la contractura capsular es muy infrecuente (menor de un 2%). Está demostrado que disminuye notablemente su incidencia cuando empleamos implantes de superficie rugosa colocados bajo el músculo pectoral. Generalmente debida a una suma de factores, consiste en la retracción excesiva de la cicatriz interna que de forma natural se forma en torno a los implantes (la cápsula). Se presenta en diversos grados y cada grado tiene su tratamiento específico, requiriendo a veces extirpar dicha cicatriz interna y recambiar la prótesis.

El aumento de mama no dificulta el diagnóstico posterior de ésta mediante técnicas de ecografía, mamografía ni resonancia magnética. Los radiólogos actualmente están ya muy habituados a estudiar imágenes de mujeres portadoras de implantes.

El aumento de mama no dificulta la autoexploración de la mama. Incluso todo lo contrario: al palpar la glándula con la mano sobre la superficie del implante, es más sencillo detectar nódulos u otras alteraciones que pudieran aparecer.

No existe evidencia científica probada de que las prótesis favorezcan la aparición de cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo.

La comunicación es esencial en este procedimiento. Es importantísimo que hables con franqueza y claridad de lo que quieres, cómo lo quieres y cómo no desearías para nada que fuera tu pecho. Señala lo que te gustaría mejorar e incluso trae a la consulta fotografías que muestren ejemplos de lo que te gusta y lo que no te gusta. Mi trabajo es escucharte, pero también es explicarte las limitaciones que pueda tener puesto que partimos de una base única e inimitable: tu cuerpo y tus tejidos. Ambas encontraremos la técnica ideal para que tu satisfacción sea completa.

 
 

©2015 Dra Olaya Sanchez Crespo

Diseñado y Desarrollado por Corem Web