Reconstrucción de pecho

Reconstrucción de pecho

Probablemente porque la incidencia actual de cáncer de mama en España es de 1 por cada 8 mujeres, la reconstrucción mamaria es la estrella de la Cirugía Reconstructiva. Y que se haga con mucha frecuencia en muchos centros no implica necesariamente que en todos los ellos se ofrezcan las técnicas más modernas, por desgracia. La reconstrucción de la mama engloba los procedimientos encaminados a devolver la forma y el aspecto externo del pecho tras ser extirpado total o parcialemente por motivos oncológicos. A pesar de que el pecho reconstruído no funcionará exactamente igual que un pecho normal, la restauración de la forma y de la simetría aporta una innumerable cantidad de beneficios psíquicos y en la calidad de vida de las mujeres.

La reconstrucción mamaria ayuda a devolver a la mujer su imagen corporal tras un tratamiento oncológico y puede además mejorar su autoestima y autoconfianza, ese sentimiento único y tan difícil de describir que es la feminidad y sentirse también, por qué no, una mujer completa. En mujeres que llevan tiempo mastectomizadas, la reconstrucción les permite por fin deshacerse de la esclavitud y pesadez que suponen las prótesis externas (que se colocan a modo de relleno en el interior del sujetador), de las cuales ha de estar permanentemente pendiente para que no se muevan, no se noten, no irriten…

Middle-aged couple embracing in front of houseMientras toca luchar contra el cáncer y enfrentarse a los tratamientos que puedan acompañar a la batalla, el momento es duro y somos conscientes de que en ocasiones se torna largo y cuesta arriba. Nuestro objetivo es ofrecer la experiencia de la reconstrucción con la mayor positividad posible para nuestras pacientes, de tal manera que miramos al presente y sobre todo al futuro con ilusión por verse bien y por sentirse bien. Tan bien como se sentían antes de pasar por la enfermedad, sin tener que vivir pendientes de si se notará o no que les falta un pecho y ni qué pensará su entorno al respecto.

Avances recientes en cirugía del cáncer de mama como la mastectomía ahorradora de piel, la preservación del pezón (cuando está indicada) y las técnicas de microcirugía con empleo de tejidos de la propia paciente, nos ofrecen ahora opciones tremendamente interesantes y actualizadas que no estaban disponibles hace unos años.

La finalidad última de la reconstrucción mamaria es recrear la forma del pecho tras ser extirpado, considerando la estética (belleza) y la simetría (haciendo que ambos pechos se parezcan entre sí) con mínimas secuelas en otras zonas del cuerpo de la propia paciente, que nos sirven de donantes de tejido para realizar la reconstrucción.

En nuestra práctica diaria, ofrecemos todo tipo de técnicas de reconstrucción mamaria, incluyendo reconstrucción con tejidos de la propia paciente, empleando cuando hace falta la microcirugía o reconstrucción con implantes únicamente cuando la paciente desea una técnica más sencilla aunque sus resultados no sean tan buenos, tan duraderos ni tan naturales. También técnicas mixtas empleando tejidos propios que cubren y dan naturalidad a los implantes. Nuestro objetivo es crear una reconstrucción mamaria bella y bien proporcionada para cada mujer que pasa por un tratamiento de cáncer de mama, con resultados satisfactorios tanto desnuda como vestida, a corto, medio y a largo plazo. Una reconstrucción de calidad que permita pasar página y olvidar la experiencia vivida. O quizá guardar de ella un recuerdo menos traumático.

Muchas de las técnicas de reconstrucción mamaria que ofrecemos constan de una única intervención mayor o en algún paso más, pero siempre tratando que sea en el menor número posible de cirugías. Tratamos de evitar cirugías adicionales para permitir a las mujeres que han vivido un trance tan duro puedan retomar pronto su actividad diaria normal, sentirse completas de nuevo, vivir la vida a tope y orgullosas de su lucha y, por qué no, también de su reconstrucción. Ése es nuestro verdadero trabajo.

El arte de la reconstrucción mamaria

La reconstrucción del pecho, para mí, es un procedimiento quirúrgico tremendamente personal, individualizado a cada paciente, caso por caso. Ninguna técnica es la mejor para todas: cada mujer posee un estilo de vida y un tipo de cuerpo propio y diferente. Algunas no desean someterse a una cirugía larga y sofisticada y se conforman con resultados subóptimos. Otras en cambio, sienten la necesidad de apostar por el mejor resultado estético posible aun sabiendo que la intervención será más larga y laboriosa. Los cirujanos con experiencia en estas técnicas, contamos con opciones para cada una de ellas.

La técnica de reconstrucción de pecho más acertada, para una paciente, toma en consideración sus deseos, su anatomía, su estilo de vida, sus circunstancias personales y su estado de salud general. Sea cual sea la técnica recomendada, nuestro objetivo es siempre la creación de una reconstrucción mamaria bella, natural y duradera en el tiempo.

 

Opciones para la reconstrucción del pecho

La variedad de técnicas de reconstrucción mamaria es tan amplia como los la variedad de tipologías de mujer. En algunos procedimientos hacemos uso de prótesis mamarias, en otros procedimientos empleamos únicamente tejidos de la propia paciente y en otros procedimientos utilizamos una combinación de ambos.

La reconstrucción de mama se clasifica en dos categorías principales atendiendo al momento en que se realiza: inmediata (a la vez que la mastectomía) o diferida (tiempo después de la mastectomía). También se clasifica según el material que se emplea (tejidos propios, prótesis y técnicas mixtas: tejido propio más prótesis).

Qué es la reconstrucción inmediata del pecho?

La reconstrucción mamaria inmediata hace referencia a una única cirugía en la cual se realizan mastectomía y reconstrucción al mismo tiempo. En la mayoría de los casos, en manos de especialistas actualizados (imprescindible pero no muy frecuente), la mastectomía puede preservar la gran mayoría de la piel del pecho, no como antaño, manteniendo la forma y contorno naturales de la paciente. La reconstrucción, en estos casos, implica únicamente dar relleno a este envoltorio cutáneo preservado, con el objetivo de conseguir que se parezca lo más posible al otro pecho, sano.

Las ventajas de la reconstrucción inmediata incluyen ser una única intervención quirúrgica con una sola anestesia general, un único periodo de recuperación postoperatorio y que conseguimos evitar el sentimiento de “pérdida y amputación” por el que pasan las mujeres que no reciben reconstrucción en el momento de la mastectomía. La reconstrucción inmediata obtiene los resultados estéticos más naturales. Muchos pechos se ven exactamente igual a como eran antes de la cirugía y otros se ven incluso mejor de como eran antes.

Quiénes son candidatas a una reconstrucción inmediata del pecho?

La gran mayoría de pacientes con cáncer de mama son excelentes candidatas a ser reconstruidas en el momento. Aquellas mujeres que se plantean una mastectomía profiláctica (preventiva) para disminuir su riesgo de aparición del cáncer (por antecedentes familiares o estudio genético positivo) son también magníficas candidatas para mastectomía y reconstrucción al mismo tiempo.

La reconstrucción inmediata del pecho puede no ser una buena opción para pacientes con tumores muy avanzados, muy agresivos o de muy rápido crecimiento, aquéllas con problemas médicos serios o múltiples, así como aquéllas que no se sientan totalmente preparadas y motivadas psicológicamente para el esfuerzo extra que supone añadir la reconstrucción. Las fumadoras importantes tienen un riesgo muchísimo más elevado de complicaciones que las no fumadoras y deben dejar de fumar totalmente con anterioridad a la cirugía, cuanto antes (4-6 semanas) mejor.

Qué es la reconstrucción mamaria diferida?

La reconstrucción diferida del pecho indica que ha transcurrido un periodo de tiempo entre la mastectomía y la reconstrucción. La reconstrucción diferida es posible en cualquier momento una vez que se ha completado el tratamiento de la enfermedad y el control ha sido correcto. No hay edades límite preestablecidas ni un tiempo máximo transcurrido desde la mastectomía que hagan imposible la reconstrucción del pecho en una mujer.

En las reconstrucciones diferidas, al contrario que en las inmediatas, la piel del pecho que nos falta ha de ser repuesta, bien tomándola de otra zona del cuerpo o expandiendo la piel remanente del tórax. Por ello, es probable que se necesiten cicatrices adicionales visibles, comparando con las reconstrucciones inmediatas (en las cuales la piel se preserva por completo).

La reconstrucción del pecho sigue siendo posible si recibo quimio o radioterapia?

Quimioterapia antes de la mastectomía

Si es preciso aplicar quimioterapia “neoadyuvante” (dada antes de la mastectomía para encoger el tumor), la mastectomía o tumorectomía se programan habitualmente unas 4-6 semanas tras finalizar esta quimioterapia, para permitir al cuerpo y al sistema inmunológico reponerse lo más posible antes de la intervención. La quimio antes de la reconstrucción aumenta ligeramente el riesgo de retraso en la cicatrización, aumenta el cansancio postoperatorio y aumenta también el riesgo de infección. Es importante mantener un estado nutricional óptimo y cuidar tu cuerpo durante este periodo tan delicado.

Quimioterapia tras la reconstrucción mamaria

Habitualmente no comienza hasta al menos 6 semanas postcirugía o cuando la cicatrización es completa y las cicatrices están comenzando a madurar. Es el período durante el cual cicatrizan los tejidos propios trasplantados al pecho para la reconstrucción. También es el período durante el cual comenzamos a llenar los expansores en caso de haberlos colocado.

Radioterapia antes de la reconstrucción del pecho

A diferencia de la quimioterapia, que es un tratamiento que actúa en el cuerpo entero (al ser aplicado en vena), la radioterapia es un tratamiento únicamente local, que pretende evitar la reaparición de la enfermedad en la zona tratada. Por lo tanto, sus efectos secundarios principales, a diferencia de los de la quimio, son únicamente locales a nivel del pecho y/o axila.

Si has recibido radioterapia con anterioridad a la reconstrucción de la mama o si actualmente estás recibiendo radioterapia y aún no has sido reconstruída, deben pasar al menos seis meses tras la finalización del tratamiento de radioterapia antes de que se realice la intervención de reconstrucción. De seis meses a un año es el tiempo medio que suele emplear la inflamación inicial normal en resolverse. Una vez que finaliza la fase inicial de radioterapia (rojez de la piel, inflamación, aumento de sensibilidad y aparición en ocasiones de ampollas), pueden aparecer cambios permanentes en la zona tratada (coloración ligeramente oscurecida y piel más firme y menos elástica). Los daños que ocasiona la radioterapia sobre los tejidos del pecho son permanentes y condicionan considerablemente las opciones de reconstrucción a considerar posteriormente.

Si ya te han realizado una mastectomía y has recibido radioterapia, de modo que el contorno de tu tórax es plano, será recomendable emplear tejido propio para aportar la piel que falta a la reconstrucción. La colocación de una prótesis bajo la piel del tórax irradiada y rígida presenta un elevadísimo riesgo de complicaciones como infección, adelgazamiento excesivo de la piel, exposición de la prótesis… y ello conduce a la necesaria retirada de la prótesis por fracaso de la reconstrucción. Prótesis de mama y radioterapia no son buen tandem.

Sin embargo, la utilización de tejido propio de la paciente (un denominado “colgajo”) permite paliar el daño generado por la radioterapia al aportar tejido nuevo, sano y vivo con una irrigación sanguínea potente a la zona irradiada, débil y escasa en riego sanguíneo. Los colgajos que con mayor frecuencia empleamos provienen del abdomen (técnica denominada DIEP), de la espalda (dorsal ancho) y de la cara interna del muslo (TUG).

Radioterapia después de la reconstrucción

Cuando los oncólogos prevén la indicación de radioterapia, planificar los siguientes pasos es de gran importancia. Se sigue pudiendo realizar una reconstrucción inmediata (al mismo tiempo que la mastectomía) incluso si la radioterapia está planificada con antelación.

El tratamiento con radioterapia no lesiona los implantes mamarios ni tampoco arruinará una reconstrucción con tejidos propios. Sí aumenta el riesgo de contractura capsular alrededor del implante. Esto es, engrosamiento y endurecimiento de los tejidos que rodean a las prótesis mamarias. Para prevenirlo, nos anticipamos colocando prótesis con superficie de micropoliuretano (en lugar de la superficie habitual) para evitar que ésto suceda.

La radioterapia sobre los tejidos propios (ya sea de otra zona del cuerpo o el resto de pecho no extirpado en cirugía conservadora) habitualmente encoge moderadamente el tejido (en torno al 20% pero a menudo menos, en función de la dosis de radioterapia aplicada).

Cuándo y cómo se reconstruye el pezón?

nipple2Una vez finalizados la quimio y la radioterapia en caso de ser necesarias, el último paso es siempre la reconstrucción del pezón (central, sobreelevado) y la areola (área coloreada alrededor). La reconstrucción del pezón se lleva a cabo habitualmente entre 3 y 6 meses tras la reconstrucción del pecho para permitir durante este período de tiempo que baje la inflamación y el pecho adquiera su posición y forma definitivas. Se trata de una sencillísima intervención bajo anestesia local, sin ingreso, en la cual tallamos en la propia piel del pecho una pequeña estrella, que se monta tridimensionalmente hasta adquirir la forma de un pezón. No antes de dos meses después, se podrá realizar la micropigmentación de la zona circular alrededor (areola) en un centro específico de nuestra confianza, con experiencia en casos oncológicos y resultados muy naturales.

Quedarán mis pechos parecidos entre sí o habrá mucha diferencia entre uno y el otro?

Solo cuando por motivos de limitación técnica no somos capaces de alcanzar un grado de simetría aceptable, recomendamos realizar una pequeña intervención en el pecho sano con el fin de hacer que se parezcan entre sí en volumen, forma y posición. Realizamos para ello un aumento, elevación o reducción del pecho sano. Nuestro objetivo es siempre conseguir la simetría de ambas mamas sin tener que intervenir sobre la sana, salvo que su morfología la haga tremendamente difícil de igualar o por deseo expreso de las pacientes de hacer cambios estéticos en ella.

diep technique

Colgajo abdominal DIEP

latissimusdorsiflap

Colgajo dorsal ancho + implante mamario

Colgajo TUG Gracilis

Colgajo TUG Gracilis

expander6

Expansor y a continuación implante mamario

 

 

 

Información práctica sobre reconstrucción mamaria

La reconstrucción del pecho no es sino una cirugía habitual en la práctica diaria de muchos cirujanos plásticos. En función de la técnica propuesta, la intervención puede ser más o menos laboriosa y sofisticada. Por este motivo, es de vital importancia ponerse en manos de especialistas cualificados  y entrenados que realicen estas cirugías con soltura y asiduidad, que personalicen las indicaciones y que expliquen detalladamente cada paso del proceso.

Para la recuperación postoperatoria te animamos a que consultes nuestros protocolos de cuidados postoperatorios en reconstrucción mamaria, basados en tratamientos de drenaje linfático, movilizaciones progresivas y cuidados específicos de la piel y de las cicatrices para que el resultado final sea óptimo y el camino recorrido, el más agradable posible. De duración aproximada de entre tres semanas y un mes tras la intervención, pudiendo recuperar la vida activa normal en ese plazo y una acitividad deportiva progresiva a partir del segundo mes postoperatorio.

Los resultados finales en reconstrucción mamaria oncológica son francamente satisfactorios y sorprendentes para nuestras pacientes, ya que el grado de simetría y naturalidad alcanzado en muchos casos es asombroso, especialmente cuando optamos por reconstrucciones con tejidos propios.

Aclarando algunas ideas sobre reconstrucción mamaria

Te aclaramos todos los conceptos

 

Me han ofrecido realizarme reconstrucción mamaria con un colgajo DIEP. De qué se trata?

DIEP es la técnica reconstructiva mediante la cual empleamos el tejido sobrante abdominal (piel y grasa por debajo de la altura del ombligo) para ser trasplantada a la pared torácica y crear con él una mama. Sin duda alguna, concede los mejores resultados en cuanto a naturalidad en tacto, forma, temperatura y durabilidad, al tratarse de tejido 100% propio, de características sorprendentemente parecidas a las de un pecho original. Se trata de una técnica microquirúrgica, dado que precisamos un microscopio para unir los vasos sanguíneos (de menos de 0.5mm de diámetro) que darán vida a dicho autotrasplante. Además, aporta el beneficio secundario de tensar y rejuvenecer el contorno abdominal al cerrar la zona “donante” de la cual extraemos el tejido. No todas las pacientes son buenas candidatas a realizarse un DIEP puesto que es necesario que posean ese excedente de piel y grasa en abdomen y son contraindicaciones la obesidad (paradójicamente) y el tabaquismo por su alto riesgo de complicaciones.

La reconstrucción con DIEP es una técnica que no es nueva, pero requiere un entrenamiento específico y una experiencia en microcirugía para poder ser realizado en tiempos quirúrgicos razonables (habitualmente de 5-6 horas) y con garantías de éxito del trasplante. En muchos centros, desgraciadamente, no se ofrece porque sus especialistas no están adiestrados en técnicas microquirúrgicas.

 

Me han ofrecido realizarme reconstrucción mamaria con un colgajo Gracilis. En qué consiste?

La transferencia microquirúrgica de Gracilis es la técnica reconstructiva mediante la cual empleamos el tejido sobrante de la cara interna de un muslo para ser trasplantada a la pared torácica y crear con él una mama. Concede fantásticos resultados en cuanto a naturalidad en tacto, forma, temperatura y durabilidad, al tratarse de tejido 100% propio, de características sorprendentemente parecidas a las de un pecho original, siempre y cuando la paciente tenga un pecho de tamaño pequeño, dado que la cantidad de tejido disponible en la cara interna del muslo es limitada . Se trata también de una técnica microquirúrgica, dado que precisamos un microscopio para unir los vasos sanguíneos (de menos de 0.5mm de diámetro) que darán vida a dicho autotrasplante.

La reconstrucción con Gracilis es una de las técnica más novedosas en reconstrucción de pecho y requiere un entrenamiento específico y una experiencia en microcirugía para poder ser realizado en tiempos quirúrgicos razonables (habitualmente de 4-5 horas) y con garantías de éxito del trasplante. En muchos centros, desgraciadamente, tampoco se ofrece porque sus especialistas no están adiestrados en técnicas microquirúrgicas.

 

Me han ofrecido realizarme una reconstrucción mamaria con colgajo de Dorsal Ancho. Qué es exactamente?

El músculo dorsal ancho se encuentra en la espalda. Es amplio, muy grande y posee la particularidad de dejar una secuela muy leve en el lugar donde se encuentra cuando lo desplazamos a otra zona del cuerpo. En reconstrucción mamaria nos aporta piel (pellizco de piel que va unida al músculo) y, sobre todo, funciona a modo de manta que eventualmente nos aporta cobertura de una prótesis. En ocasiones podemos no colocar prótesis y aportar volumen mediante lipotransferencia de grasa de la propia paciente, infiltrada en el propio dorsal ancho. Se trata de una técnica más sencilla y más rápida que un DIEP (2-3 horas) y también con excelentes resultados en casos bien seleccionados. No requiere microcirugía, motivo por el cual se ofrece con mayor frecuencia que el DIEP en muchos centros, pese a que sus resultados no son comparables.

 

Me han ofrecido colocarme un expansor y después una prótesis. Es adecuado?

Se trata de la técnica reconstructiva de mama más sencilla y más antigua. Se trata de colocar un dispositivo temporal (llamado expansor) bajo el músculo pectoral mayor e ir llenándolo semanalmente en consulta a través de una punción muy fina a través de la piel en una válvula metálica interna que posee el dispositivo y que puede ser detectada por fuera con la ayuda de un imán específico. Una vez llegado al volumen deseado, se extrae en quirófano y se sustituye por una prótesis mamaria definitiva. Esta técnica, muy limitada, difícilmente obtiene resultados muy naturales al estar compuesta 100% por una prótesis cuyo aspecto, tacto, movimiento y temperatura difícilmente se pueden parecer a la del otro lado, por lo que requiere cirugía en la mama sana en la mayor parte de los casos. A diferencia de las dos técnicas anteriormente descritas, conlleva en el mejor de los casos seguras dos cirugías (colocación y recambio).

 
 

©2015 Dra Olaya Sanchez Crespo

Diseñado y Desarrollado por Corem Web