Cirugía del abdomen

Cirugía del abdomen

Numerosos son los pacientes que acuden a mi consulta mostrándome su abdomen y solicitando que mejore su contorno y su forma. La mayoría, quizá guiados por informaciones escuchadas a terceros o leído en alguna fuente imprecisa, solicitan una liposucción que afine su cintura y elimine el famoso “flotador” que tanto hombres como mujeres detestan.

Y efectivamente, en ocasiones la LIPOSUCCION es la intervención indicada para eliminar el exceso de grasa, siempre que no exista exceso de piel ni debilidad de la musculatura que mantiene el tono y la firmeza del abdomen. Y podemos obtener estupendos resultados. (Ver sección liposucción)

Sin embargo, cuando encontramos un abdomen abultado (con musculatura débil o “dada de sí”), con piel sobrante con o exceso de grasa, la intervención indicada para solucionar su problema no es una liposucción, sino una ABDOMINOPLASTIA. Generalmente, se trata de pacientes que han tenido niños, que han perdido mucho peso o con el cambio típico de la mujer en la etapa de menopausia. Además, no mejora con el ejercicio. Con frecuencia, los pacientes me muestran su abdomen con desasosiego, señalando “yo ésto antes no lo tenía” y desean volver a ver su contorno como era previamente y dejar de preocuparse en ocultarlo bajo la cinturilla del pantalón o con ropa interior muy ancha que no es de su gusto.

La ABDOMINOPLASTIA es la cirugía mediante la cual conseguimos eliminar el exceso de piel y grasa del abdomen, así como retensar la musculatura que ha perdido su función de “faja natural interna” para obtener un abdomen plano y recuperar la forma de la cintura.

 

Información sobre la cirugía del abdomen

Para estirar el abdomen y eliminar la parte de piel y grasa que le sobra, lo que hacemos es precisamente extirpar toda la parte sobrante que queda por debajo del ombligo. Para ello, la incisión es similar a una cesárea moderna horizontal pero algo más larga. De este modo queda completamente oculta bajo ropa interior o bikini. Además, aprovechamos para retensar la musculatura mediante la aplicación de puntos de sutura que vuelve a unir los músculos en la línea media central, de modo que la pared queda tensa y la cintura recupera su línea. La duración de la intervención completa es de 2 a 3 horas y siempre se realiza en quirófano de clínica acreditada. Se realiza bajo anestesia epidural combinada con sedación suave o anestesia general si la paciente lo prefiere. El tiempo medio de ingreso son 24-48h.

Durante los primeros días, el abdomen suele estar levemente inflamado, pero las molestias ceden fácilmente con la medicación recomendada. Al principio, notarás que cuesta un poco estirarte del todo, pero se debe comenzar a caminar tan pronto como sea posible. Es muy importante utilizar una faja abdominal (tipo embarazada) durante un mes completo, que ayudará a reducir la inflamación y a favorecer la cicatrización. Si tu estado físico previo a la cirugía es bueno, tu recuperación después de la abdominoplastia será más rápida. Normalmente, mis pacientes vuelven al trabajo entre 10 y 20 días (según la actividad física que les requiera) tras la intervención. Las sucesivas revisiones se hacen en consulta para controlar que todo sigue bien.

La abdominoplastia proporciona resultados excelentes en mis pacientes cuyos músculos abdominales están debilitados y poseen exceso de piel y de grasa. En la mayoría de los casos, los resultados son definitivos siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio físico moderado. La cicatriz, inicialmente rosada y evidente, se aclara y se aplana progresivamente, de modo que cada vez es menos visible. Tranquila, te enseñaremos a mimarla adecuadamente para ayudar a prevenir cicatrizaciones inestéticas.

Aclarando algunas dudas

Reuelvo tus cuestiones sobre la abdominoplastia

 

¿Se pueden quitar las estrías del abdomen? ¿Y otras cicatrices?

Las estrías son cicatrices verdaderas, consecuencia de la ruptura de las fibras elásticas de la piel por distensión de ésta (embarazos, ganancias de peso). Y como cicatrices que son, podemos mejorarlas pero no pueden eliminarse por completo. Sin embargo, muchas de las estrías se sitúan por debajo de la altura del ombligo, por lo que pueden extirparse en una abdominoplastia. Te orientaremos según tu caso concreto acerca de qué estrías permanecerán y cuáles podrán ser eliminadas después de una abdominoplastia. Igualmente, en la cirugía podremos eliminar con frecuencia otras cicatrices, como las de apendicitis o cesáreas verticales.

¿Pueden combinarse liposucción y abdominoplastia?

En ocasiones se complementan ambas técnicas para modelar el tronco. Sin embargo, en algunos casos es preferible realizar ambos procedimientos en tiempos quirúrgicos diferentes para evitar complicaciones. Hay que valorar individualmente a cada paciente para decidir si pueden combinarse ambas o es preferible reservar la liposucción para un segundo tiempo posteriormente.

¿Es importante dejar de fumar antes de la intervención?

El tabaco afecta a los vasos sanguíneos, disminuye la oxigenación de los tejidos y dificulta la cicatrización. Es por ello que el abandono del consumo de tabaco o una importante reducción del mismo varias semanas antes de la intervención favorece que todo vaya bien y previene complicaciones. Este hecho tiene especial repercusión en el caso concreto de la abdominoplastia, especialmente si se plantea realizarla combinadamente con una liposucción de cintura.

¿Sería aconsejable operarse pronto tras dar a luz o, incluso, en la misma cesárea?

No. El embarazo es una etapa de enormes cambios en el cuerpo de la mujer y para evaluar las secuelas que haya podido dejar en ella, es conveniente (como nos dice el sentido común) esperar a que todo “vuelva a su lugar.” Durante los primeros meses recomendamos tratamientos médico-estéticos que devuelvan la tersura a una piel fláccida (radiofrecuencia, carboxiterapia, mesoterapia), así como ejercicios específicos para refortalecer la musculatura abdominal y de suelo pélvico. Recuperarse es esencial. Aquéllas mujeres que opten por lactancia materna, como es lógico, no son candidatas a tratamientos que puedan alterar la leche. Una vez haya pasado un periodo razonable de 6 meses, o bien finalizada la lactancia materna, podemos analizar aquéllo que no te gusta y mejorarlo con cirugía si lo deseas.

 
 

©2015 Dra Olaya Sanchez Crespo

Diseñado y Desarrollado por Corem Web