Cirugía de los párpados

Cirugía de los párpados

Durante la etapa de juventud, los párpados son lisos, tensos y uniformes. Apenas notan la falta de horas de sueño o los estados de ánimo. Sin embargo, a medida que cumplimos años, es muy frecuente observar cómo la delicada piel de los párpados pierde su firmeza, apareciendo un pliegue de descolgamiento en el párpado superior tremendamente molesto, arrugas y bolsas que dan a la mirada una expresión de cansancio y tristeza constantes que deslucen hasta los ojos más bonitos.

La cirugía de rejuvenecimiento de los párpados es sencilla (en manos expertas) y se denomina BLEFAROPLASTIA.  Puede realizarse de manera aislada o combinada con otras técnicas y es sin duda una de las grandes estrellas del rejuvenecimiento facial.

Con frecuencia recibo en la consulta a mujeres que me explican las dificultades que encuentran a la hora de maquillarse los párpados, cosa que anteriormente no les sucedía. Las sombras de ojos ya no se fijan igual que antes y la piel presenta unos pliegues que no son para nada de su agrado (la tan odiada “cortina”). Además, los párpados inferiores se ven hinchados, con bolsas marcadas, dando un aspecto de cansancio contínuo difícilmente camuflable. Si es tu caso, muy probablemente seas candidata a rejuvencecer tu mirada mediante una sencilla operación de párpados.

¿Qué es lo que cambia en mis párpados? Por qué sucede? Cómo se arregla?

Con los años, la piel se vuelve más laxa y los tejidos de “sostén interno” pierden su firmeza de juventud. En el caso del párpado inferior, no es que se acumule más grasa que antes, sino que la grasa normal del párpado deja de encontrarse “recogida” por tejidos firmes. De ahí que abulte hacia el exterior y de sensación de ojos hinchados y cansados.

Con la blefaroplastia superior eliminamos el exceso de piel, mientras que en la inferior nos concentramos más en retirar o recolocar las bolsas de grasa que más abultan. Si hay piel sobrante, también puede ser extirpada. Es muy típico con la edad que la tensión del párpado inferior disminuya, por lo que con frecuencia asociamos técnicas de retensado, para devolver al párpado su aspecto liso y firme.

Especialmente en la mujer tras la menopausia, es muy habitual encontrar pacientes con ojo seco. Es fundamental en consulta evaluar la lubricación de tus ojos, para personalizar el protocolo de colirios para los cuidados pre y postquirúrgicos, así como adecuar la técnica a realizar.

 

Información sobre la cirugía de párpados

La Blefaroplastia u operación de párpados suele durar entre 30 y 90 minutos (en función de si se realiza sólo superior, sólo inferior o completa: superior más inferior). Se lleva a cabo siempre en quirófano, dentro de clínica u hospital autorizado. Normalmente, no es necesario permanecer en la clínica más que unas pocas horas tras la cirugía y después podrás marcharte a casa, ya que suele realizarse bajo anestesia local más sedación suave. Durante la intervención estarás cómoda y tranquila.

En ocasiones, y cada vez con más frecuencia, recomendamos asociar técnicas que mejoren aún más los resultados. Tal es el caso del aumento de los pómulos con grasa (VER LIPOESCULTURA FACIAL), aprovechando la misma sedación. Añade poco tiempo más a la cirugía y los resultados son realmente espectaculares.

No se trata de una intervención especialmente dolorosa. Puede haber molestias en la zona de los párpados, pero se alivian fácilmente con la medicación prescrita. Tendrás que mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía y aplicar compresas frías, para disminuir la inflamación.

Durante las primeras semanas después de la blefaroplastia puedes notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual. Se te enseñará cómo lavarse los ojos y se te indicará si debes aplicar colirios oftálmicos para mantener los ojos correctamente hidratados. Los puntos se retiran entre los 5 días y la semana. La inflamación y las zonas violáceas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por casi completo en unos 10 días, y comenzarás a verte y sentirte mucho mejor. Mientras tanto, recomendamos llevar gafas de sol y evitar la exposición solar.

La mayoría de nuestras pacientes que se realizan a una blefaroplastia comienzan a leer o a ver la televisión en 2 o 3 días. Sin embargo, no podrás ponerte lentillas, si las llevas, hasta las 2 semanas, y aún así podrás sentirte incómoda durante un tiempo. Debes mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes durante 3 semanas.

Para acelerar la recuperación y aliviar las molestias, nuestra esteticista colaborará en tu postoperatorio mediante suaves masajes de drenaje linfático manual específico para la delicada zona de los párpados. Con ello, gozarás de unos estupendos momentos de relajación con los que agilizamos la desaparición del los antiestéticos hematomas superficiales. El tratamiento finalizará cuando realices todas las actividades de tu vida cotidiana con absoluta normalidad, tanto en tu trabajo como en tu tiempo de ocio.

Realizada por manos expertas de cirujano plástico cualificado, se trata de una intervención sencilla y las complicaciones son infrecuentes y de mínima importancia. La cicatriz del párpado superior puede tener un aspecto levemente rosado durante los primeros meses. Progresivamente irá desapareciendo hasta convertirse en un línea clara casi invisible. En el párpado inferior la mayoría de las veces no quedará señal ninguna, dado que realizamos la intervención por su cara interna (transconjuntival).

Los resultados de la blefaroplastia, un aspecto más joven y despierto, se mantienen durante  muchos años. Cuando se realiza después de los 40 o 45 años es una intervención definitiva lo cual hace que sea una de las intervenciones más “agradecidas” en rejuvenecimiento facial. Aporta frescura natural y consigue el ansiado comentario de “te hacía mucha falta, te has quitado años de encima.” Ése es mi éxito.

Es muy importante realizar la blefaroplastia con un criterio formal y una técnica muy depuradas: tener en cuenta la forma del párpado y forma concreta de envejecer, anticiparse y actuar de acuerdo con esa predicción. Por ejemplo, algunas personas tienen bolsas muy prominentes al envejecer, pero otras al contrario las bolsas disminuyen y el ojo se hunde en la órbita. Es imprescindible mantener la grasa de las personas que envejecen así, para evitar en el futuro un aspecto de ojo cadavérico que resulta muy poco estético.

Aclarando algunas dudas

Respuestas a preguntas frecuentes sobre este tratamiento

 

¿Cuánto tiempo tengo que permanecer de baja?

Habitualmente recomendamos unos 2 días de disminución de la actividad visual (reposo, tranquilidad) pero desde el segundo día del postoperatorio hacemos hincapié en la conveniencia de iniciar la actividad, pasear y moverse. Durante los primeros días se produce una inflamación de los párpados que llama la atención. Ello, unido al empleo de las gafas de sol, impide en algunas personas la incorporación a la vida laboral y social hasta pasados unos 10 a 15 días. Sin embargo la capacidad de llevar una vida familiar normal es posible en unos 4 días.

¿Cuándo podré reiniciar mi actividad deportiva?

A partir de las tres semanas posteriores a la blefaroplastia podrá iniciar, de manera progresiva, actividades deportivas. A partir de las 4 a 6 semanas podrás realizar cualquier deporte sin limitación.

 
 

©2015 Dra Olaya Sanchez Crespo

Diseñado y Desarrollado por Corem Web