Los riesgos de la cirugía estética “barata”

Los riesgos de la cirugía estética “barata”

Hace tiempo que siento la necesidad de compartir con todos vosotros el sentimiento de impotencia que me recorre cada vez que a mi consulta acude un paciente con problemas tras una intervención realizada por otro médico, con frecuencia bajo el nombre de alguna empresa que se anuncia mucho en los medios y promete grandes resultados a precios bajos. También me llegan y de modo muy triste, procedentes de los que se autodenominan “cirujanos estéticos,” generalmente extranjeros, que ejercen ilegalmente en nuestro país sin homologación de título ninguna, únicamente amparados por la “promesa” de que en su país tienen mucha experiencia en este tipo de operaciones. Para echarse a temblar.

El desconocimiento, lo que se lee en internet (que ningún filtro tiene, como todos sabemos), los comentarios publicitarios de ciertos famosos por TV, la situación económica actual que obliga a mirar más los precios si cabe que antes y, probablemente, las estrategias de marketing de determinados centros, han llevado a muchos pacientes confiados a las consultas de clínicas en las que se les prometen intervenciones sencillas a bajo precio y con resultados espectaculares. Luego vienen los lamentos que, por cierto, ya se encargan ellos de no escuchar ni solucionar. Tremendo me parece cuando me toca (no pocas veces) escuchar a los pacientes que me llegan diciendo “como se anunciaban tanto, pensé que serían muy buenos y fíjese qué desastre me han hecho, doctora.”

Tristemente, a raíz de escándalos bochornosos como el de las prótesis PIP y de que, poco a poco, se va conociendo el elevado índice de complicaciones que se producen en dichos centros, los pacientes cada vez son algo más conscientes de la tremendísima importancia de ponerse en manos de un profesional altamente cualificado. Y creedme que los especialistas más brillantes no trabajan para compañías que se anuncian en marquesinas de autobuses, casi a precios de cupón de descuento.

AHÍ LLEGA LA GRAN PREGUNTA…

¿CÓMO PUEDO SABER SI EL MÉDICO O EL CENTRO AL QUE ME DIRIJO POSEE TODAS LAS GARANTÍAS PARA QUE MI CIRUGÍA SEA SEGURA, CORRECTA, MIS RESULTADOS SATISFACTORIOS Y MI SEGUIMIENTO POSTERIOR SEA PROFESIONAL Y CERCANO? ¿HASTA QUÉ PUNTO LO BARATO SALE CARO?

En primer lugar, os hablaré de la INDICACION QUIRURGICA. Así es como llamamos a entrevistarnos en consulta con el paciente: hablar, comentar, explicar, importantísimo es escuchar sus deseos y explorar su cuerpo. Evaluamos posibilidades, consensuamos con sus expectativas y finalmente emitimos una opinión profesional sobre el tipo de intervención que recomendamos para lograr su objetivo, mediante qué técnica, tipo de anestesia necesaria, complicaciones posibles, tiempo de recuperación y demás detalles. Esta primera entrevista, es esencial para el establecimiento de una RELACION DE CONFIANZA entre MEDICO y PACIENTE, PACIENTE y MEDICO. Esta relación es imprescindible para que el profesional conozca los deseos de su paciente, sus miedos y sus ilusiones, así como el paciente conocerá el enfoque de su cirujano y los resultados que, de manera clara y honesta, puede esperar del procedimiento. Es en esta primera visita en la que se capta el FEELING o química personal bidireccional que se genera de manera mágica entre médico y paciente y por el cual el paciente percibe que ése (y no otro) será el especialista en cuyas manos confía para cumplir su sueño.

Pómulos Doctora Olaya

Como veis, se trata de una relación muy especial, para muchos de nosotros sagrada. Una vez nos ponemos la bata blanca, somos un poco confesores de deseos de nuestros pacientes, deseos que posiblemente no se atreven a comentar a cualquiera, de sus lógicos miedos, seremos guardianes de sus fotos preoperatorias y, a partir de ese momento, responsables encargados de hacer visible lo que inicialmente era una tremenda ilusión. De igual modo y no menos importante, es nuestra labor aclarar falsos mitos y creencias, expectativas inalcanzables y ser honestos con lo que técnicamente se puede o no conseguir. También de decir “no” a aquellos pacientes que no son capaces de asumir las limitaciones de las técnicas y que poseen expectativas muy por encima de lo esperable y, por tanto, jamás estarán satisfechos.

A continuación, como es lógico se emite un presupuesto de la intervención en el cual se desglosan los honorarios del especialista con su equipo (ayudante quirúrgico y enfermera instrumentista), honorarios del anestesista, gastos de clínica (quirófano, materiales, medicación y hospitalización) y, por ejemplo, el precio de las prótesis mamarias en caso de que se trate de una cirugía de ese tipo. El paciente se lo lleva a casa junto con toda la información que ha recibido del especialista y toma la decisión final.

Pues bien, toda esta intensa y sagrada relación médico-paciente, en ciertos centros (bastante conocidos) se limita a una entrevista inicial con una comercial que vende (literal) una intervención sin ningún tipo de evaluación profesional, entregando un presupuesto de la cirugía sin que le haya visto cirujano ninguno. Comercial que, cuando le preguntan por los riesgos responde un (no sé si) tranquilizador “nada, nada, es algo muy sencillo, ya lo verás.¨ Posteriormente, y sólo si el paciente ha firmado y se ha comprometido a realizarse la intervención, se le da cita para que conozca al que será su cirujano, el cual se verá evidentemente condicionado por la indicación que ha sentado con anterioridad el comercial de la empresa y la intervención para la cual el paciente ya ha pagado. Y no le queda otra, ha de acatar lo firmado aunque su opinión profesional sea otra muy distinta. De hecho, me han llegado pacientes que han conocido al cirujano ya tumbadas en la mesa de quirófano, sin saber ni quién les va a operar. Y quien le opere, recibirá una proporción ínfima de lo que la paciente abone por la intervención, ya que la empresa para la que trabaja se lleva la mayor parte. Imaginaos la implicación del cirujano y el grado de relación médico-paciente que se establece.

Da bastante miedito, ¿verdad?

 
 
 

©2015 Dra Olaya Sanchez Crespo

Diseñado y Desarrollado por Corem Web