¡Compárteme!

 

Con la llegada del otoño, los días se hacen más cortos y los rayos solares cada vez menos intensos. Poco a poco, nuestra actividad a la intemperie se vuelve más limitada y las temperaturas son más fresquitas, invitan a quedarse en casa y salir menos de lo que lo hacemos en primavera y en verano.

 

Es sin duda la mejor época para ayudar a renovar la piel. ¿Renovar? Me refiero a eliminar las capas de más, superficiales, llenas de células poco activas que le dan un aspecto apagado, descuidado, irregular y con poros abiertos y visibles. Un barrido a las manchas para unificar el tono y estimular el crecimiento de una nueva piel mucho más limpia, sana, luminosa y con aspecto cuidado y rejuvenecido.

 

No se trata de eliminar arrugas ni de rellenar surcos. Es estimular un proceso natural de renovación de la piel para que, con su enorme capacidad de regeneración, afloren las células más jóvenes y activas en la superficie.

 

 

El peeling químico de uso médico debe ser aplicado siempre por un profesional cualificado que tenga experiencia en este tipo de tratamientos, ya que es fundamental un control de la respuesta de la piel a la aplicación del producto.

 

 

Mi procedimiento favorito para barrer las capas superficiales y estimular la regeneración de la piel es la aplicación de determinados ácidos de penetración media o profunda (tricloroacético-TCA o fenol), produciendo un pelado (peeling) provocado por esta sustancia química en contacto con la piel. Por eso se conoce como peeling químico. A menudo me preguntáis si los peelings caseros son eficaces y, efectivamente, lo son. Pero su capacidad de penetración es muy limitada. Cuanto más potente es el ácido, más efectivo es y más eficaz es el tratamiento de renovación celular. Si nos quedamos solo en la superficie, los cambios apenas se notan.

 

El peeling químico de uso médico debe ser aplicado siempre por un profesional cualificado que tenga experiencia en este tipo de tratamientos, ya que es fundamental un control de la respuesta de la piel a la aplicación del producto. La sesión, de aproximadamente 40 minutos de duración, debe ser siempre pausada y con control visual estricto. Notar un ligero picor es normal y se alivia con un abanico entre la aplicación de una capa de producto y la siguiente. Pero rara vez extendemos más de tres capas. Emplear anestesia está totalmente contraindicado ya que las sensaciones que la paciente va notando son esenciales para el control de la penetración del producto. Si no nota nada, podemos perder parte del control.

 

Habitualmente tratamos la cara completa, incidiendo con mayor cantidad de producto (alguna capa más) o mayor concentración en las zonas con la piel más gruesa, más manchada o más estropeada. También puede aplicarse en el escote (con magníficos resultados) y en el dorso de las manos.

 

En consulta trabajamos desde hace muchos meses con dos peeling muy conocidos y sobradamente probados, de enorme eficacia y seguridad. Nos encanta el Fenol Modificado de Sesderma pero cada vez más nos inclinamos por el BRA-Peeling de TCA de Isdin, por su versatilidad, ya que nos permite graduar la concentración del ácido en función del tipo de piel y de la zona de la cara a tratar (15%, 30% o 45%). No necesita ser neutralizado con nada salvo con un lavado de cara con solo agua tibia pasadas un par de horas de la salida de la sesión, ya en casa.

 

 

Tras la sesión de peeling, la piel tratada queda bastante rojita y pide constante hidratación. Recomendamos aplicar crema hidratante (sencilla, con pocos químicos) con frecuencia y abundante.

 

 

En cambio, el Fenol de Sesderma se neutraliza con una crema de alto porcentaje en retinol que nos obliga a acostumbrar de forma progresiva a la piel los días previos. Como somos muy amigas de la comodidad y el minimalismo, el Bra-Peeling de Isdin es muy eficaz, polivalente, seguro y muy fácil y por ello lo recomendamos a muchas de nuestras pacientes que buscan mejorar la calidad de la piel en estas fechas. Nos encanta cómo funciona para tratar las manchas en la cara que aparecen en el embarazo y con la toma de anticonceptivos hormonales, llamadas melasma.

 

Tras la sesión de peeling químico, la piel tratada queda bastante rojita y pide constante hidratación. Al eliminar las capas más protectoras y barrera de la piel, el agua contenida se escapa y el tejido se deshidrata, para lo que recomendamos aplicar crema hidratante (sencilla, con pocos químicos) con frecuencia y cantidad abundante. Pasados unos 4 a 6 días se va normalizando hasta recuperar su barrera natural y comienza a descamarse poco a poco, hasta eliminar por completo la capa externa de la piel, dejando ver debajo la piel nueva. La cantidad e intensidad del pelado es proporcional a la penetración del producto y, a mayor pelado, mayor eficacia de renovación.

 

Es raro que una sola sesión de peeling sea suficiente para conseguir el efecto deseado. Solemos recomendar dos o tres sesiones, eso sí, siempre separadas entre sí al menos tres semanas para permitir la regeneración total del tejido antes de volver a barrerlo.

 

Durante todo el tiempo que la piel está regenerándose tras el peeling químico, es fundamental la protección solar y por eso los realizamos normalmente en la temporada que va de octubre a marzo. Los rayos solares, al incidir en una piel que esté recuperándose, pueden provocar una hiperpigmentación postinflamatoria, es decir, unas manchas como reacción de la piel sensible que son realmente complicadas de atenuar. Por eso, eligiendo los meses de menos sol y aplicando protección 50+ diariamente, minimizamos el riesgo de encontrarnos efectos secundarios desagradables.

 

Próximamente vamos a incorporar a nuestra práctica el empleo de peelings químicos SkinTech de muy alta concentración de Fenol-Crotón para pieles muy arrugadas y apergaminadas (arruga fina) así como peelings profundos específicos para las zonas de los párpados inferiores y el código de barras. Estamos deseando contar con ellos, ya que son imprescindibles para mejorar el aspecto de las pieles más envejecidas y castigadas por el sol, así como de las mujeres fumadoras y exfumadoras con signos de envejecimiento prematuro alrededor de los ojos y la boca. ¡Os iré contando nuestra experiencia con ellos!

 

Cuando me venís a ver siempre consultando por mejorar el aspecto general de la piel os lo cuento de la siguiente manera: un peeling químico es como barrer la casa antes de decorarla. Si deseas que los muebles y los adornos luzcan, pule el suelo y haz que reluzca. Y precisamente esta es la labor que tanto me gusta de los peelings químicos. Y funcionan de maravilla.

 


¡Compárteme!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies