¡Compárteme!

 

¿Tienes informes previos? ¿Podrías traerme las pegatinas de las prótesis que llevas puestas? Dos preguntas típicas en las consultas de quienes recibimos a diario pacientes intervenidas por otros especialistas y que lamentablemente no pueden ser respondidas porque nadie les entregó un informe clínico postoperatorio en su día.

 

En efecto, la ausencia de informes relacionados con la cirugía estética es mucho más frecuente de lo que nos podamos imaginar. Una vez operada y tras un seguimiento durante un cierto período, quede o no satisfecha la paciente, su cirujano le da de alta sin proporcionarle un informe que describa todo lo acontecido.

 

 

¿Dónde está la importancia del informe clínico postoperatorio?

 

Sobre todo en las fechas, el motivo de la indicación de la cirugía y la descripción detallada de los pasos realizados durante la intervención, es decir, qué se ha hecho y cómo se han hecho las cosas. También es muy importante conocer en qué centro sanitario tuvo lugar la cirugía y si la evolución posterior tuvo o no alguna complicación reseñable. Gracias a toda esta información, si la paciente consulta a otro especialista por el motivo que sea, este puede hacerse una idea concreta e inmediata de los cambios realizados durante la intervención.

 

Un informe clínico de dos líneas es insuficiente y revela una notable carencia de profesionalidad en quien lo emite. Como vemos en este post, es de gran importancia que refleje los detalles de la intervención, no vale con que simplemente ponga su denominación técnica.

 

A menudo nos encontramos mujeres que cambian su lugar de residencia y acuden a revisión en su nueva ubicación, puede ser que el cirujano que la operó haya dejado ya su práctica médica o que, sencillamente, ella misma decida depositar su confianza en otro profesional. En todos los casos, la aportación de un informe nos facilita mucho el trabajo.

 

En intervenciones como por ejemplo una reducción mamaria o una mastopexia previas, conocer el tipo de técnica empleada es de enorme importancia a la hora de plantearnos volver a operar ese pecho, ya que nos indica qué zonas han sido tocadas y cuáles están intactas. Datos muy relevantes de cara a planificar nuevos cambios.

 

informe postoperatorio de divinia clinic cirugía plástica madrid

 

 

¿Qué son y para qué sirven las pegatinas de las prótesis?

 

Las prótesis de mama son dispositivos médicos equivalentes a una prótesis de cadera o de rodilla. Un objeto procedente de una fábrica diseñado para implantar en un cuerpo humano y que por ley lleva un número de lote y un número de referencia para asegurar su trazabilidad, su seguimiento. Estos datos constan en la caja en la que vienen guardadas y siempre vienen acompañadas de un set de pegatinas en las que aparecen los datos de identificación completos.

 

Una vez implantadas en la paciente, esta debe tener copia de estos datos así como su cirujano. En caso de que en un futuro pudiese surgir cualquier tipo de incidente, ambos pueden acudir a ellos para comprobar el modelo y los números de identificación exactos de las prótesis. Es importante también diferenciar cuál es la que ha sido colocada en el lado derecho y cuál en el pecho izquierdo.

 

Realmente es raro tener que mirar los números, pero sí es muy frecuente consultar la marca, el modelo y el tamaño cuando tenemos en mente realizar un cambio de las prótesis (por deseo de la paciente o por una eventual complicación). Disponer de estos datos nos facilita el conocer de antemano las características de lo que lleva puesto (forma, tamaño, dimensiones, tipo de superficie) para planificar los cambios a realizar en una segunda intervención. En los casos de prótesis asimétricas (con diferente forma y tamaño entre ambos lados) es doblemente importante.

 

Disponer de los datos detallados del informe clínico postoperatorio debería ser un estándar de calidad en la atención en cirugía estética que, sorprendentemente, no siempre se cumple.

 

Sin embargo, en un altísimo porcentaje me encuentro que la paciente no tiene ni idea de lo que lleva puesto ni recuerda que le fuese entregado. Otras recuerdan haber tenido esas pegatinas en algún sitio, pero después de una mudanza a saber qué fue de aquello. En (pocas) ocasiones puedes solicitar esta información a tu cirujano y te la facilita, pero nos hemos encontrado incluso mujeres a quienes les han negado el acceso a los datos de las prótesis que lleva. Realmente sorprendente.

 

Los cirujanos con experiencia somos capaces de averiguar con bastante precisión ciertas características de las prótesis únicamente por su aspecto y sus medidas externas. Pero hay mucha información que se nos puede escapar y que a la hora de encargar prótesis para la cirugía de recambio nos obliga a pedir muchísimos modelos, ante la incertidumbre de lo que nos encontremos finalmente al abrir y sacarlas.

 

Bajo mi punto de vista, en cirugía estética la incertidumbre no suele ser buena consejera y cuanta más información tengamos a nuestra disposición, mayor seguridad y tranquilidad para todos. La intervención puede ser planificada de antemano con mucha mayor exactitud sabiendo lo que tenemos, cómo lo vamos a cambiar y qué vamos a emplear en sustitución.

 

 

¿En qué momento te han de entregar el informe clínico postoperatorio y las pegatinas?

 

Realmente no hay un momento establecido para hacerlo. Yo entrego un informe de alta muy detallado en el momento del alta de la cirugía, que suele servir perfectamente para tramitar la baja laboral. Posteriormente, en la revisión del sexto mes postoperatorio, entrego el informe clínico postoperatorio definitivo con las pegatinas incluidas en él. Me gusta esperar a este momento porque realmente hemos tenido un tiempo de seguimiento suficiente para poder afirmar que la evolución ha sido satisfactoria.

 

De este informe guardamos siempre copia en la historia clínica de la paciente, para tener siempre donde acudir para poder informarnos detalladamente de todo lo acontecido en la operación y en los siguientes meses. Hay cirujanos que entregan un pequeño carnet que viene adjunto en la caja de las prótesis en el cual se pueden pegar las pegatinas y anotar la fecha de su implantación. Yo, personalmente, suelo entregar ambos (carnet e informe con pegatinas) como doble medida de seguridad en caso de que mis pacientes puedan perder alguno de ellos.

 

 

¿Las pegatinas sirven también para la garantía de las prótesis?

 

Efectivamente. En caso de rotura espontánea de un implante, el fabricante suele reemplazar gratuitamente la prótesis. Disponer de los datos de trazabilidad facilita el estudio posterior del producto extraído, que suele ser remitido al fabricante para que comprueben qué es lo que ha podido ocurrir para que se haya roto la cubierta de la prótesis.

 

Como vemos, disponer de los datos detallados del informe clínico postoperatorio debería ser un estándar de calidad en la atención en cirugía estética que, sorprendentemente, no siempre se cumple. Conocer y valorar su importancia ayuda a que lo pidas y a que lo guardes, porque nunca se sabe cuándo puede hacer falta acudir a él de nuevo. Y poder disponer de él es sinónimo de seguridad y tranquilidad.

 


¡Compárteme!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies